Gobernadora Regional Krist Naranjo y alcaldes del Limarí abordan crítica situación hídrica de la provincia

Compartir

Mesa de trabajo realizada en la comuna de Ovalle citó, además, a la Dirección General de Aguas, Aguas del Valle, Onemi, Comisión Nacional de Riego, Dirección de Obras Hidráulicas, Juntas de Vigilancia, regantes, entre otros actores. 

En la municipalidad de Ovalle se reunieron todos los alcaldes de la provincia del Limarí con la Gobernadora Regional, Krist Naranjo, para abordar junto a organismos técnicos del Estado, dirigentes y privados, la situación de extrema sequía que golpea al territorio y a las comunidades rurales. 

“Como Gobierno Regional este tema es una prioridad, hoy estamos viviendo momentos muy duros con la sequía, condicionada por el cambio climático y para nosotros es primordial poder organizarnos de mejor forma para llegar a la emergencia que está ahora y que sabemos que se proyectará hasta abril, si las condiciones llegaran a cambiar este año, pero los pronósticos son bastante negativos aún”, señaló la Gobernadora Krist Naranjo.

Sobre este trabajo en conjunto, agregó que “la coordinación inmediata con los alcaldes, con los servicios y también con la población que en este momento se ven muy afectados, como son los APR, agricultores, canalistas, debemos trabajar en conjunto, este es el mensaje hoy día (…). No queremos que la gente se quede sin agua para consumo humano, así que el llamado es a trabajar en conjunto y que la gente esté confiada de sus autoridades porque estamos tratando de hacer lo mejor posible”, aseguró la Gobernadora.

En esta materia, el Gobierno Regional está trabajando en dos partes, una es llegar a la emergencia y también en una proyección donde se adjudicarán recursos de forma más ordenada y sustentable en el tiempo. 

Para ello, hay varios proyectos en curso, por un lado se está haciendo una asignación que quedó del rezago de dinero del año pasado del fondo del 6% de inversión regional, con el que se asignó casi $1.100 millones hacia personas que hoy en día no les ha llegado nada en la emergencia, por lo que se está trabajando con fundaciones, con la asociación de alcaldes y otras entidades, para poder llegar en este momento de emergencia a las zonas más vulnerables de la región. 

Además, ya se está estructurando el 5% de emergencia que viene para el año 2022, en donde el punto más importante es que se trabajará con los alcaldes en cómo focalizar estos recursos que son cerca de $3.700 millones que van a llegar a su zona directamente. 

También existe una planificación más a largo plazo, una proyección en el tiempo hacia un orden territorial regional a través de un sistema integrado de cuencas hidrográficas de la región. 

Opinión de los alcaldes

Cristian Herrera, alcalde de Monte Patria, calificó esta reunión como «positiva», porque «tenemos a todos los actores que tienen un poder de decisión sentados en una misma mesa y estamos abordando el tema de la catástrofe hídrica de manera conjunta, este tema no lo aborda una comuna sola, de hecho el alcalde de Combarbalá lo señalaba y estamos viendo una opción de que ellos puedan sacar agua para la bebida desde Monte Patria y a Monte Patria le están cargando agua en Ovalle, entonces esta es una situación que tenemos que abordarla de manera provincial, nuestra realidad no es la misma que la provincia de Elqui o Choapa”. 

Pedro Castillo, alcalde de Combarbalá, dijo que «hoy lo que hemos logrado consensuar es poder avanzar en paralelo en distintas líneas que son fundamentales, por un lado la emergencia, la necesidad de poder llegar prontamente con ayuda a nuestros vecinos y vecinas por esta situación de escasez hídrica, pero también la proyección a mediano y largo plazo, el ordenamiento territorial, la gestión de cuencas y también avanzar en infraestructura mayor que nos permita contar con nuevos puntos para embalsar agua, así como también planificar y proyectar ya lo que va a ser la desalación, que es una realidad que está latente y tenemos que tomar decisiones a nivel provincial, regional y nacional, para contar con los recursos que nos permitan finalmente adaptarnos a esta situación y la sustentabilidad a la vida y existencia en nuestra provincia del Limarí».

Carmen Olivares, alcaldesa de Río Hurtado, informó que “en Río Hurtado nos vemos enfrentados a que ya comenzaron a secarse los pozos principales de abastecimiento de agua potable, recordar que somos cien por ciento rural, que trabajamos con nueve comités de agua que son los que distribuyen, más el sector secano que se entregan con los camiones de emergencia, pero también apelamos a que las líneas de trabajo se realicen en conjunto con los alcaldes porque somos los que más conocemos el territorio para enfrentar la emergencia como las nuevas inversiones que tienen que ser a largo plazo”. 

Dentro de ello, la alcaldesa hizo un llamado “a que todos los organismos relacionados con los territorios trabajemos en conjunto, podemos nombrar a la DOH con temas de inversiones que deben hacerse, con los mejoramientos de red donde se pierde agua, las profundizaciones de pozo que es un tema de emergencia absoluta y también que nos abastezcan con más camiones para poder repartir el agua en las familias que ya se quedaron sin sus vertientes, pero también tenemos un efecto que nos dan los otros servicios y podemos mencionar a vialidad con los caminos que debieran estar en perfectas condiciones para no arriesgar a nuestros conductores de distribución de agua».

El alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, afirmó que «el problema de la sequía debemos abordarlo de dos maneras, primero la emergencia y luego tomar conciencia que somos una zona árida, no semiárida. Vamos a coordinar una nueva reunión para la primera semana de marzo y nos pondremos de acuerdo los alcaldes de la provincia del Limarí y valoro mucho que estemos todos y enfrentemos esta crisis juntos, porque esto potencia nuestras gestiones para ir con soluciones concretas hacia la comunidad, sobre todo a nuestros pequeños y medianos agricultores y a nuestro crianceros». 

Finalmente, José González, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Limarí, mencionó que «estamos en una realidad muy crítica, nosotros llevamos una estadística detallada de los caudales, de las nevadas y de la acumulación de aguas, en conjunto con la DGA. Esta sequía se caracteriza por ser muy prolongada, llevamos 13 años en que los caudales y la nieve especialmente tenemos un déficit grave, que representa en condiciones normales el 70% del agua acumulada en embalses. De manera que, estamos en una condición crítica, con un abastecimiento de agua en el sector agrícola equivalente a un 15%».

Cifras negativas 

Según lo expuesto por Cristóbal Juliá, director regional de la Dirección General de Aguas (DGA), el estado de precipitaciones finalizado al 2021 arrojó un 80% de déficit. 

La condición actual de los embalses es crítica, ya que el embalse Recoleta llega al 24%, La Paloma al 17% y Cogotí al 3% de su capacidad. 

Se informó que en cuanto a las fiscalizaciones que se han aplicado en la provincia del Limarí, el año pasado se tramitaron 85 expedientes: 63 por denuncias y 22 de oficio. En total, 4.890 UTM en multas, siendo Monte Patria y Ovalle las que más tienen. 

Como comentarios finales, la DGA expuso que la cuenca del Río Limarí es un sistema bajo escasez hídrica, con una brecha entre oferta y demanda la cual se prevé aumento a futuro. Obras de tecnificación y plantas desaladoras podrían ser iniciativas en torno a la oferta, para aportar seguridad hídrica.

--:--
--:--
  • ORIGEN RADIO