Fleetwood Mac y «Rumors», el álbum que los llevó a la estratósfera

Compartir

Lanzado el 04 de febrero de 1977, el disco número 11 de la banda amplió su éxito comercial al mostrar su intimidad en canciones desgarradoras.

Es difícil no escuchar la angustia en «Rumours» de Fleetwood Mac. También es difícil no escuchar la ira. Después de ser una banda de blues-rock de culto durante casi una década, la banda británica ganó el premio gordo en 1975 después de contratar a un par de cantautores de California, Lindsey Buckingham y Stevie Nicks. Todos estaban felices; los miembros de toda la vida John y Christine McVie, que estaban casados, Buckingham y Nicks, que eran pareja. Pero luego llegó la fama.

Y también lo hicieron las tonterías, el enganche y la ruptura. Los «rumores» recorren estas citas; a veces con franqueza y furia, para que todos los escuchen. De repente, nadie está feliz. Ni los McVies, camino del divorcio, ni Buckingham y Nicks, que se separaron, ni siquiera Mick Fleetwood, quien se separó de su esposa. Desde el doloroso «Dreams» de Nicks hasta el malicioso «Go Your Own Way» de Buckingham, «Rumours» es el sonido de corazones cayendo al suelo y todos los demás corriendo para pisotearlos.

Los momentos más condenatorios provienen de Buckingham y Nicks. «Loving you is not the right thing to do», canta al comienzo de «Go Your Own Way», básicamente preparando a su chica (en este caso, Nicks) para el coro de despedida que da título a la canción. Nicks responde a «Dreams»: «Dices que quieres tu libertad / Bueno, ¿quién soy yo para mantenerte abajo?». Eventualmente lo reduce a todo el dilema de salir con un músico, cantando: «Los jugadores solo te aman cuando están tocando / Mujeres, vendrán y se irán».